Viabilidad


La ingesta de concentrado en el Sistema Kempen es de 55- 60 Kg de Kempen Grass por cada 100 litros de leche, siendo casi el doble que en un sistema tradicional y por tanto, el coste de la ración es ligeramente más alto. Pero estos mayores costes de alimentación son compensados por un incremento de los ingresos debido a una mayor producción de leche, siendo el beneficio bruto anual por vaca mayor que en un sistema tradicional.

A este beneficio hay que sumarle los ahorros por un menor coste en mano de obra y mecanización, una mejora en la salud y fertilidad de las vacas y/ o los ingresos adicionales por el uso alternativo de la tierra.

El Sistema Kempen es financieramente rentable siendo el beneficio variable en función de la situación específica de cada explotación.

Contacte con su Servicio Técnico Comercial de Nanta para que realice una Auditoría Kempen en su explotación y saber cómo el Sistema Kempen encaja financieramente en su negocio.


 

 

 

    © Copyright 2012, NANTA, S.A. | Aviso Legal